fbpx

¿Cómo saber si tienes deudas pendientes?

como saber si tengo deudas pendientes

Cuando queremos pedir un préstamo o una hipoteca podemos encontrarnos con algunas sorpresas algo desagradables asociadas a deudas que nos pueden poner las cosas algo difíciles.

En algunas ocasiones, por diferentes motivos, no somos conscientes de las deudas que podamos tener y eso puede sorprendernos en el peor momento que nos imaginamos. Es por eso por lo que no está de más hacer un repaso a la forma en la que podemos asegurarnos de si estamos totalmente libres de deudas y cómo podemos deshacernos de ellas.

¿Cómo descubrimos si tenemos deudas?

En primer lugar, los expertos aconsejan hablar con nuestra entidad bancaria. Los bancos tienen los conocimientos necesarios para poder ponernos al día con nuestra situación financiera en general. Ellos son conscientes de nuestras cuentas y tienen registrado si alguno de nuestros recibos ha sido devuelto.

Obviamente, una entidad de estas características tampoco puede conocer con exactitud todas las deudas que puedas tener, pero es muy habitual que tenga acceso a conocer la mayoría de ellas, es el punto perfecto para comenzar con la investigación.

Los propios acreedores, normalmente, buscarán la forma de ponerse en contacto contigo para indicarte que les debes dinero.

Tipos de deudas

Existen diferentes tipos de deudas, podríamos clasificarlas de esta manera:

  • Bancarios
  • No bancarios
  • De otras Sociedades de Información Crediticia
  • SAT, deudas fiscales con Hacienda o la Seguridad Social.

¿Cuándo debemos preocuparnos de estar en un fichero de morosos?

Como ya hemos comentado con anterioridad, lo normal es conocer que estamos incluidos en un fichero de morosos. De hecho, la Ley de Protección de Datos indica que se nos debe notificar que se nos va a incluir en una de estas bases de datos.

Sin embargo, es bastante más común de lo que parece que haya personas incluidas en ficheros que no sean conscientes de ser susceptibles de encontrarse en esta situación, ¿en qué situaciones debemos preocuparnos?

  • Siempre que tengamos una deuda impagada cuyo plazo esté ya vencido.
  • Que no hayan transcurrido más de seis años desde el vencimiento de la deuda.
  • Que se nos haya solicitado el pago de la deuda pasados 30 días del vencimiento y este no haya sido satisfecho.
  • Que el acreedor no haya notificado que se ha saldado la deuda que teníamos con él.

Consultar registros de morosos

Tienes la opción de consultar algunos de los registros de morosos existentes. En estos ficheros podrás conocer tu situación:

  • ASNEF
  • Experian
  • Registro de Impagados Judiciales

¿Qué es ASNEF?

ASNEF es un fichero en el que se incluyen morosos de forma que entidades financieras, empresas de suministros, de telecomunicaciones o de suministros puedan registrar los datos de los morosos y anticiparse a posibles impagos.

En ASNEF se registran las deudas sobre empresas que estén asociadas y que se dedican a:

  • Bancos y entidades financieras
  • Aseguradoras
  • Empresas telefónicas
  • Empresas de suministros como la electricidad, el gas o el agua
  • Fondos buitre

Para poder conocer si te encuentras registrado en ASNEF deberás solicitar esa información mediante correo electrónico o correo postal, siempre demostrando que solicitas documentación personal.

¿Qué es Experian?

Experian es una compañía internacional dedicada a la tecnología que está especializada en la gestión del fraude y cuenta con herramientas y motores de decisión, analítica avanzada y datos.

Cuentan con una gran base de datos en los que cuentan con informes de crédito al consumo que agrega información sobre más de mil millones de personas y empresas.

Para consultar el fichero de Experian podemos hacerlo desde la web, eso sí, siempre demostrando que los datos que estamos solicitando son nuestros.

Registro de Impagados Judiciales

Como su nombre indica, este fichero de morosos incluye a aquellas personas que tengas deudas impagadas que estén reconocidas por medio de una resolución judicial firme.

En esta lista también recoge deudas entre particulares.

¿Cómo salir de un fichero de morosos?

Para poder salir de una lista de morosos debes conocer con anterioridad por qué estás incluido en ese fichero:

  1. Si tienes deudas vencidas, la única forma es saldando la deuda. De esta forma, tu acreedor solicitará que se te dé de baja en la lista.
  2. Si no tienes deudas vencidas puede tratarse de un error, por lo que deberás hacer uso de tus derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición y exigir que se te excluya de esos ficheros.
  3. Si no tienes dinero para hacer frente a tus deudas, la mejor opción es que intentes utilizar la vía de la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Y si las deudas con Hacienda o la Seguridad Social?

En el caso de contar con deudas de carácter público, como es el caso de Hacienda o la Seguridad Social, la mejor opción es que te pongas directamente en contacto con cualquiera de estas entidades.

En caso de tener certificado digital, podrás conocer tu deuda de forma totalmente inmediata por medio de las plataformas web que ponen a disposición de los ciudadanos.

Una vez conocida la deuda, puedes ponerte al día y dejar de ser moroso.

¿Cómo pago mis deudas?

El primer paso siempre es conocer qué deudas tenemos, una vez que seamos conscientes de las cantidades que debemos y a quién, podemos ponernos manos a la obra. Conocer los tipos de deudas nos ayudará a poder saber cómo hacer frente a nuestros deberes.

Cuando ya tienes todo sobre la mesa, ha llegado el momento de evaluar en qué situación financiera te encuentras y si es posible hacer o no frente a tus responsabilidades. Es entonces cuando deberás crear un plan de pago y decidir cómo vas a llevarlo a cabo. Recuerda que siempre puedes contar con la ayuda de expertos que te pongan en el camino correcto y te den las opciones que mejor se ajusten a tu situación particular.

Recuerda que en última estancia siempre puedes optar por utilizar la Ley de Segunda Oportunidad, una herramienta que te permitirá ser exonerado de algunas de tus deudas.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest