fbpx

Esto es lo que tienes que hacer para reunificar tus deudas

reunificación de deudas

Si contamos con varios préstamos activos y queremos unirlos todos en uno, contamos con una herramienta que puede sernos muy útil, la reunificación de deudas. Gracias a ella, podremos hacer todos nuestros pagos en una solo cuota mensual, alargando, además, en el tiempo la devolución de la deuda. De esta forma podremos pagarlo de una forma mucho más cómoda y adaptada a nuestra situación financiera.

Hoy te contamos qué tienes que hacer para poder utilizar esta herramienta a tu favor y pagar tus deudas de una manera más sencilla.

Pero, ¿qué es exactamente la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas consiste en unificar los préstamos que tengamos en uno solo. A través de esta opción, podemos conseguir mejorar las condiciones de nuestra financiación y alargar el plazo de devolución de la deuda. Dicho de otra manera, la reunificación de deudas nos permite pagar solo una cuota mensual, menos y durante más tiempo.

Este paso no es excesivamente difícil, pero sí precisa que la entidad que nos lo conceda haga un estudio de nuestra situación, las deudas y los intereses que estamos pagando.

Para llevar a cabo este proceso de forma efectiva:

  1. Tendremos cancelar todas las deudas para generar una sola hipoteca donde se aplicarán unas nuevas condiciones que anteriormente hemos reunificado.
  2. Renegociar nuestra financiación.
  3. Pagar los gastos derivados del cambio en nuestra situación.

¿Qué ventajas tiene la reunificación de deudas?

Si tu situación financiera requiere de la reunificación de deudas, son varias las cuestiones de las que te podrás beneficiar para conseguir mejorar tu economía:

  • Los pagos se podrán realizar de una forma mucho más flexible.
  • Se llevará a cabo la reunificación de todos los servicios financieros que tengas activos en ese momento.
  • Todas las deudas se pagarán mediante un mismo préstamo.
  • El tiempo de pago de los préstamos se alarga y en algunas ocasiones podrá durar hasta 10 años.
  • Es posible negociar las cuotas y los intereses del nuevo préstamo, de esta forma, será mucho más sencillo que puedan adaptarse a la situación de la persona en el momento de la solicitud.

¿Hay gastos asociados a la reunificación de deudas?

Para poder llevar a cabo la reunificación de deudas, debemos tener en cuenta que vamos a tener algunos gastos derivados del nuevo servicio que vamos a contratar, y siempre teniendo en cuenta los intereses que tendremos que pagar por los préstamos solicitados:

  • Comisión por la cancelación de los préstamos que teníamos previamente.
  • Formalización de la nueva apertura de hipoteca.
  • Si se ha gestionado mediante una agencia mediadora, se deberán pagar sus tarifas y si se ha hecho por medio del banco se pagará una comisión por la operación de reunificación.

¿Todo el mundo puede pedir la reunificación de deudas?

Prácticamente todo el mundo puede utilizar esta herramienta facilitadora de pagos. Sin embargo, para que nos la concedan debemos tener en cuenta ciertas cosas:

  • Debemos reunificar todas nuestras deudas, no podemos dejar unas fuera y otras dentro.
  • La nueva deuda no puede superar el 80% del valor del bien que hipotequemos.
  • Ser capaces de hacer frente a un gasto mayor que el que ya teníamos, aunque sea más cómodo de pagar mes a mes.
  • Ser conscientes de que nuestro caso puede ser difícil y requerirá unas condiciones más exigentes.

Además, debemos cumplir estos requisitos:

  • No estar incluido en una lista de morosos.
  • No tener impagos de las deudas actuales.
  • Contar con un trabajo o unos ingresos estables que se puedan demostrar.
  • Contar con una vivienda o un avalista que pueda respaldarnos.

¿Cómo solicitamos la reunificación de deudas?

Si ya somos conscientes de que podemos pedir que se reunifiquen nuestras deudas, ha llegado el momento de comenzar con el proceso. Antes de ponerte manos a la obra ten en cuenta que debes buscar la entidad que mejores condiciones te ponga. Piensa en estas cuestiones:

  • No te quedes con la primera oferta, busca diversas opciones para poder estudiarlas y saber qué se ajusta más a nuestras necesidades.
  • Pon las opciones sobre la mesa, estúdialas y valóralas con tiempo. Estás ante una nueva hipoteca, piénsalo bien.
  • Escoge la opción que más te convenga. Piensa que cada persona tiene una situación financiera diferente y eso se refleja en las necesidades que pueda tener a la hora de pedir una reunificación de deudas. Si podemos pagar un préstamo más alto, quizás podamos ahorrarnos el dinero que supone alargarlo más en el tiempo.
  • Sé consciente de la nueva deuda a la que te vas a enfrentar y cerciórate de que puedes hacerle frente e irla pagando durante el tiempo que vaya a durar.
  • No dejes de pagar ninguna de las cuotas que tienes, que seas un buen pagador será clave a la hora de concederte o no el préstamo.

¿Qué documentación necesitamos para pedir la reunificación de deudas?

Para poder solicitar una reunificación de deudas debemos presentar una serie de documentos que sirvan al banco para poder estudiar la viabilidad de nuestro caso:

  • DNI
  • Escritura y última tasación del bien que vayamos a hipotecar.
  • Recibos de las deudas que vayamos a reunificar.
  • Contrato laboral o documentación relativa a la declaración del IVA.
  • Últimas nóminas.
  • Declaración de la renta.
  • Informes de vida laboral.
  • Extracto bancario en el que se vean los movimientos que se han realizado en los últimos meses.

¿Se pueden reunificar todas las deudas?

La respuesta es no, no todas las deudas cuentan con la posibilidad de reunificarse. Las deudas con Hacienda o la Seguridad Social no están dentro de esta herramienta, de la misma forma que tampoco lo están aquellas que no pertenezcan a bancos o entidades privadas.

En caso de contar con alguna de estas deudas lo que deberemos hacer es solicitar un aplazamiento para poder hacer frente a su pago más adelante. En caso de haber pasado el periodo de tiempo en el que puedes solicitar el aplazamiento, habrá llegado el momento de solicitar eliminar las deudas a través de la Ley de Segunda Oportunidad.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest