fbpx

Respondemos tus preguntas sobre la reunificación de deudas

reunificacion de deudas

Entendemos que son muchas las preguntas que se disparan en tu cabeza cuando te pones a pensar en cuestiones como la reunificación de deudas. Hoy queremos ayudarte con alguna de estas preguntas para que puedas entender cómo se puede llevar a cabo este mecanismo y como puede beneficiarte hacer uso de este.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas consiste en unificar los préstamos que pudiéramos tener en solo uno. A través de esta opción, podemos conseguir mejorar las condiciones de financiación y alargar su plazo de devolución. En conclusión, la reunificación de deudas nos permite pagar solo una cuota mensual, menos y durante más tiempo.

Este procedimiento no es excesivamente complicado, pero sí necesita que la entidad que vaya a concedérnoslo haga un estudio de nuestra situación, las deudas y los intereses que estamos pagando.

Este mecanismo supone un importante beneficio para nuestra economía:

  • Los pagos se podrán realizar de una forma mucho más flexible.
  • Se llevará a cabo la reunificación de todos los servicios financieros que tengas activos en ese momento.
  • Todas las deudas se pagarán mediante un mismo préstamo.
  • El tiempo de pago de los préstamos se alarga y en algunas ocasiones podrá durar hasta 10 años.
  • Es posible negociar las cuotas y los intereses del nuevo préstamo, de esta forma, será mucho más sencillo que puedan adaptarse a la situación de la persona en el momento de la solicitud.

¿Debo tener en cuenta algún gasto extra al reunificar mis deudas?

En caso de tomar la decisión de reunificar las deudas, debemos tener en cuenta que vamos a contar con algunos gastos derivados del nuevo servicio que vamos a contratar, además de los intereses que tendremos que pagar por los préstamos solicitados:

  • Comisión por la cancelación de los préstamos que teníamos previamente.
  • Formalización de la nueva apertura de hipoteca.
  • Si se ha gestionado mediante una agencia mediadora, se deberán pagar sus tarifas y si se ha hecho por medio del banco se pagará una comisión por la operación de reunificación.

¿Qué requisitos son necesarios para reunificar mis deudas?

Aunque sea un proceso bastante sencillo, es necesario cumplir algunos requisitos para poder llevar a cabo la reunificación de nuestras deudas. Los requisitos son:

  • No podemos reunificar solo algunas de nuestras deudas y dejar otras fuera, debemos hacerlo por el conjunto de todas las que tengamos bajo una misma hipoteca.
  • La cuantía de la nueva hipoteca no puede superar el 80% del valor del bien que hipotequemos.
  • Debemos ser conscientes de que este nuevo gasto será más grande que el anterior, aunque suponga un claro alivio a la hora de ir pagándolo mes a mes.

Podemos encontrar casos difíciles en situaciones especiales que exigirán condiciones más duras para poder llevar a cabo la reunificación.

¿Cómo se realiza una reunificación de deudas con hipoteca?

Se trata de la forma más sencilla para conseguir reunificar tus deudas. Gracias a contar con el aval de un bien inmueble podrás beneficiarte de este mecanismo sin ningún problema.

La mayor ventaja de reunificar los préstamos alrededor de una hipoteca es que te vas a beneficiar de mejores condiciones, ya que podrás conseguir unos tipos de interés mucho más bajos.

Para poder reunificar las deudas con una hipoteca deberás juntar todos tus préstamos en un uno y no acumular una nueva deuda mayor al 80% del valor de la vivienda hipotecada. Cada banco deberá hacer un estudio para conseguir analizar y valor un caso particular.

¿Cómo reunificar deudas sin hipoteca?

Es mucho más difícil que se te conceda una reunificación de deudas si no dispones de un bien que puedas hipotecar y te sirva como respaldo, sin embargo, no desesperes, tienes opciones para poder hacerlo.

Ten en cuenta que una hipoteca aumenta de forma significativa el importe que puedes reunificar y no tener la posibilidad de acceder a ella va a influir de forma negativa a la viabilidad de la operación.

Una buena manera de conseguir la reunificación de tu deuda es demostrar que cuentas con ingresos fijos, ya sea porque trabajes por cuenta ajena o porque recibas pagos por tu labor cómo autónomo.

Si no cuentas con una hipoteca o ingresos fijos, pero si tienes un aval es muy posible que una entidad bancaria acepte la reunificación de tus deudas. Una persona cercana con un sueldo fijo que pueda avalarte incrementarías las posibilidades que te permitan llevar a cabo el proceso para la reunificación.

¿Se pueden pedir préstamos personales para reunificar deudas?

Son muchas las formas en las que puedes reunificar las deudas, una opción es hacerlo mediante un préstamo personal. Son muchas las entidades que te permiten llevarlo a cabo a través de este mecanismo. Eso sí, las condiciones y ventajas de tus préstamos variarán dependiendo de tu situación financiera y de los bienes inmuebles de los que puedas disponer.

Recuerda que los límites en la reunificación de deudas están establecidos en tu perfil económico y tu capacidad a la hora de enfrentarte a los pagos.

¿Cómo se realiza una reunificación de deudas con ASNEF?

Uno de los casos más complicados a la hora de solicitar una reunificación de deudas es si debes hacerlo con ASNEF.

Para conseguir que sea ASNEF quien lleve a cabo la reunificación de una deuda deberemos cumplir los mismos requisitos que para cualquier otra entidad, con la diferencia de que la oferta de que quiénes pueden hacerlo son un número mucho menor de entidades.

En el caso de ASNEF:

  • Uno de los requisitos más habituales es que se puede aportar un inmueble para conseguir la financiación como una hipoteca.
  • Las amortizaciones en ASNEF pueden llegar a los 20 años.
  • Justificación de ingresos para poder garantizar que se va a llevar a cabo el pago de la cuota.

Debes tener en cuenta que, aunque la reunificación de deudas pueda resolver una situación de agobio económico, lleva asociada nuevos gastos que incrementarán tu deuda y la alargarán en el tiempo.

Recuerda que la alternativa en esta situación es no pasar por la reunificación y directamente intentar solventar tu situación por medio de la Ley de Segunda Oportunidad

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest