fbpx

¿En qué consiste la reagrupación de deudas?

Qué es la reunificación de deudas

¿Te has preguntado alguna vez si existe una forma más sencilla de pagar lo que debes? ¿Has pensado en buscar la manera de reducir lo que pagas al mes para vivir más cómodo? Pues lo que realmente estás buscando es la reunificación de deudas, una forma muy sencilla de pagar tus préstamos e hipotecas con mayor comodidad.

Te contamos exactamente en qué consiste la reagrupación de deudas y qué debes saber acerca de este procedimiento.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas consiste en unificar todos aquellos préstamos que pudiéramos tener en uno solo. Mediante esta opción, conseguimos unas condiciones mejores de financiación y alargar el plazo de devolución de las mismas. En conclusión, la reunificación de deudas nos permite pagar solo una cuota mensual, menos y durante más tiempo.

Se trata de pedir un solo préstamo que consiga reagrupar todos los que tengas pendientes. Una sola cuota puede facilitarnos el pago y hacer que el desembolso mensual sea mucho menor. Además, quitarnos diferentes fechas de vencimiento puede resultar un alivio para nuestro control de deudas.

Este paso no es excesivamente complicado, aunque sí que necesita que la entidad que vaya a concedérnoslo haga un estudio de nuestra situación, las deudas y los intereses que estamos pagando. No todos los casos son iguales y algunos pueden complicarse más que otros o, incluso, llegar a denegarse.

 Para llevar a cabo el proceso, primero se deben cancelar todas las deudas para generar una sola hipoteca donde se aplicarán unas nuevas condiciones que anteriormente hemos reunificado.

Documentación necesaria para pedir la reunificación de deudas

Para poder solicitar una reunificación de deudas debemos presentar una serie de documentos que sirvan al banco para poder estudiar la viabilidad de nuestro caso:

  • DNI
  • Escritura y última tasación del bien que vayamos a hipotecar.
  • Recibos de las deudas que vayamos a reunificar.
  • Contrato laboral o documentación relativa a la declaración del IVA.
  • Últimas nóminas.
  • Declaración de la renta.
  • Informes de vida laboral.
  • Extracto bancario en el que se vean los movimientos que se han realizado en los últimos meses.

Requisitos para reunificar mis deudas

Aunque suele ser un proceso sencillo, existen algunos requisitos que debemos cumplir para que nuestro caso sea viable y se puedan reunificar nuestras deudas:

  • No estar incluido en una lista de morosos.
  • No tener impagos de las deudas actuales.
  • Contar con un trabajo o unos ingresos estables que se puedan demostrar.
  • Contar con una vivienda o un avalista que pueda respaldarnos.

Además, la entidad financiera podrá ponerte ciertas condiciones que resultarán indispensables si quieres continuar con el proceso:

  • No podemos reunificar solo algunas de nuestras deudas y dejar otras fuera,
  • La cuantía de la nueva hipoteca no puede superar el 80% del valor del bien que hipotequemos.

No obstante, siempre encontramos casos difíciles en situaciones especiales que requerirán de unas condiciones más complicadas y exigentes. Entre estas situaciones más especiales se encuentran la reunificación de deudas sin hipoteca y la reunificación de deudas con ASNEF.

Reunificación de deudas sin hipoteca

Es mucho más complicado conseguir una reunificación de deudas si no dispones de un bien que puedas hipotecar y te sirva como respaldo, sin embargo, no desesperes, tienes opciones para poder hacerlo. Debes tener en cuenta que una hipoteca aumente de forma significativa el importe que puedas reunificar y no tener la posibilidad de acceder a ella va a afectar de forma negativa a la viabilidad de la operación.

Una buena forma de conseguir la reunificación de tu deuda es demostrar que cuentas con ingresos fijos, ya sea porque trabajes por cuenta ajena o porque recibas pagos por tu labor cómo autónomo.

Si no cuentas con una hipoteca o ingresos fijos, pero si tienes un aval es muy posible que una entidad bancaria acepte la reunificación de tus deudas. Una persona cercana con un sueldo fijo que pueda avalarte incrementarías las posibilidades que te permitan llevar a cabo el proceso para la reunificación.

¿Qué gastos están asociados a la reunificación de deudas sin hipoteca?

Debes tener en cuenta que a tus deudas les tendrás que sumar los nuevos intereses y gastos que se describan en las condiciones que estás aceptando con este cambio.

Una vez más, te recordamos que aunque vaya a ser mucho más sencillo pagar mes a mes, la reunificación de deudas va a incrementar el dinero que debes debido a todos los gastos que supone este procedimiento.

Reunificación de deudas con ASNEF

Para conseguir que sea ASNEF quien lleve a cabo la reunificación de una deuda deberemos cumplir los mismos requisitos que para cualquier otra entidad, con la diferencia de que la oferta de que quiénes pueden hacerlo son un número mucho menor de entidades.

En el caso de ASNEF:

  • Uno de los requisitos más habituales es que se puede aportar un inmueble para conseguir la financiación como una hipoteca.
  • Las amortizaciones en ASNEF pueden llegar a los 20 años.
  • Justificación de ingresos para poder garantizar que se va a llevar a cabo el pago de la cuota.

¿Todas las deudas son susceptibles de ser reunificadas?

La respuesta es no, no todas las deudas cuentan con la posibilidad de reunificarse. Las deudas con Hacienda o la Seguridad Social no están dentro de esta herramienta, de la misma forma que tampoco lo están aquellas que no pertenezcan a bancos o entidades privadas.

En caso de contar con alguna de estas deudas, lo que deberemos hacer es solicitar un aplazamiento para poder hacer frente a su pago más adelante. En caso de haber pasado el periodo de tiempo en el que puedes solicitar el aplazamiento, habrá llegado el momento de solicitar eliminar las deudas a través de la Ley de Segunda Oportunidad.

Ventajas de reunificar las deudas

Son varias las ventajas de las que te aprovecharás si consigues reunificar tus deudas:

  1. Pagarás menos en cada cuota, ya que alargarás el tiempo de pago.
  2. Puedes renegociar los intereses y obtener un acuerdo mejor.
  3. Adaptarás la duración del pago a tus necesidades.
  4. Pagarás solo una cuota, lo que te permitirá un mayor control de tus gastos.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest